Lo Que Creemos

First Irving en Español afirma que Baptist Faith & Message 2000 es la declaración doctrinal que describe de manera clara y sucinta nuestras creencias. Sin embargo, entendemos que la Biblia es nuestra única fuente de Sabiduría y Doctrina, y el Baptist Faith & Message 2000 simplemente sirve como una forma de ordenar y comunicar las enseñanzas de la Biblia de una manera fácil y comprensible.
A continuación, destacamos algunos de estos puntos, ya que son vitales para comprender el cuerpo en First Irving y cómo estas creencias afectan nuestras vidas en la práctica.

Las Escrituras

La Biblia fue escrita por hombres divinamente inspirados y es la revelación de Dios mismo al hombre. Es "verdad, sin ninguna mezcla de error". ( 2 Timoteo 3:16 ) Consta tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, compuesto por solo 66 libros, desde Génesis hasta Apocalipsis. Es la base de todo lo que creemos, nuestras conclusiones teológicas, declaraciones de fe, prácticas y enseñanzas.

Toda la Escritura es un testimonio de Cristo, quien es Él mismo el centro de toda revelación divina.

Dios y la Trinidad

Hay un solo Dios vivo y verdadero. Es un Ser inteligente, espiritual y personal, el Creador, Redentor, Conservador y Gobernante del universo. Dios es infinito en santidad y en todas las demás perfecciones. Dios es todopoderoso y omnisciente; y Su conocimiento perfecto se extiende a todas las cosas, pasadas, presentes y futuras, incluidas las decisiones futuras de Sus criaturas libres. A Él le debemos el mayor amor, reverencia y obediencia.

Este Dios es también un Dios trino, un Dios en Tripersona. Él se nos revela como Padre, Hijo y Espíritu Santo, con atributos distintos, pero sin división de naturaleza, esencia o ser. Todas las Personas de Dios, por lo tanto, han estado presentes e involucradas en toda la narrativa de la Creación.

La Humanidad y la Caída

Dios creó todas las cosas en perfección sin pecado, y toda la creación estaba en perfecta armonía. Creado para llevar la imagen de Dios, la humanidad fue especialmente creada aparte del resto de la creación. Sin embargo, el acto de Adán y Eva de rechazar la autoridad de Dios trajo el pecado al mundo. Los efectos de este pecado inicial estropearon todos los rincones de la creación y eliminaron la inocencia original de la humanidad ante un Dios Santo, conocido como La Caída. Por lo tanto, tan pronto como somos capaces de acción moral, nos convertimos en transgresores y estamos bajo condenación. Solo la gracia de Dios puede llevar al hombre a una posición correcta ante Él.

La santidad de la vida humana es evidente en que Dios creó al hombre a Su propia imagen, y en que Cristo murió por el hombre. Por tanto, toda persona de todas las razas posee plena dignidad y es digna de respeto y amor cristiano.

Salvación y Jesucristo

El Evangelio, las "Buenas Nuevas", es que Jesucristo es el Hijo de Dios, el Cordero de Dios expiatorio, perfecto y sin pecado, que nos hace justos y es nuestra justificación ante un Dios Santo. (Romanos 3:21-26) Esta justificación nos lleva a una relación de paz con Dios. La salvación es personal, no corporativa ni familiar, y solo ocurre por la gracia de Cristo, a través del arrepentimiento de los pecados y la fe en Él solo. (Romanos 5:15, 6:23)

Parte de la Salvación es la experiencia de la santificación, por la cual, con el tiempo, somos apartados para los propósitos de Dios y progresamos hacia una redención moral y espiritual.

Regeneración y el Espíritu

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad, y es plenamente Dios. Tiene muchos roles (consuelo, convicción, revelación, poder, etc.) También es responsable de la obra de regeneración y santificación en nuestras vidas. Estos procesos ocurren simultáneamente con la morada del Espíritu en nosotros y continúan por el resto de nuestras vidas.

Todos los creyentes son sellados y habitados por el Espíritu Santo en el momento de la conversión y, por lo tanto, no hay necesidad de un segundo bautismo del Espíritu Santo después de la conversión. (Efesios 1:12-14, Juan 1:33, Romanos 8:9, Gálatas 3:27)

Bautismo

El bautismo es un paso no salvífico (no contiene propiedades salvadoras) de obediencia por parte de un creyente después de la salvación. Es un símbolo del cambio espiritual interno que Jesús ha traído a nuestros corazones y nuestras vidas a través de la salvación. Por esto, mostramos a nuestra familia de la iglesia y al mundo que nos identificamos con la muerte de Cristo y Su resurrección. ( Mateo 28:19 )

Esta es una de las dos ordenanzas reconocidas por la iglesia.

Cena del Señor

La Cena del Señor tampoco es salvífica y es un acto simbólico destinado a recordar a la iglesia, de una manera aleccionadora y sagrada, el sacrificio de Jesucristo por nosotros. (1 Corintios 11:17-26) Está disponible y se ordena solo a los creyentes, y nos ayuda a identificarnos con la crucifixión de Cristo.

Esta es la segunda ordenanza reconocida por la iglesia.

La Iglesia

Una iglesia del Nuevo Testamento una congregación local de creyentes, reunidos por pacto en fe y compañerismo. Observamos las dos ordenanzas de Cristo, somos gobernados por Su Palabra, desarrollamos nuestros dones espirituales y buscamos extender el Evangelio a todas las naciones. Cada cuerpo local opera bajo el señorío de Cristo, y cada miembro es personalmente responsable y le rinde cuentas a Jesús como Señor directamente. Sin embargo, sus oficiales bíblicos (pastores y diáconos) deben ayudar a los miembros a caminar fielmente con Cristo, y serán responsables ante Dios por este hecho.

El Nuevo Testamento también se refiere al Cuerpo universal de Cristo como la iglesia, que incluye a todos los creyentes de todas las edades, de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

Últimas Cosas

Dios, en Su propio tiempo y a Su propia manera, llevará al mundo a un final apropiado. En este tiempo, Jesucristo regresará personal y visiblemente en gloria a la tierra; los muertos resucitarán; y Cristo juzgará a los vivos ya los muertos. Los injustos serán sentenciados al Infierno, el lugar del castigo eterno. Los justos recibirán su recompensa y vivirán para siempre en la presencia de un Dios Santo en un Reino Eterno (Cielo), completamente libres de pecado y muerte. (1 Corintios 15:50-57)

No hay evidencia bíblica ni autoridad para creer en el purgatorio, el limbo, que tiene lugar para aquellos que nos han precedido en la muerte.